jueves, 11 de diciembre de 2014

INSOMNIO




Acomoda su cuerpo adolorido en la cama de metal, primero boca abajo, luego boca arriba, de lado y así sucesivamente hasta alcanzar una posición intermedia en la que empieza a sentirse aletargado.

Entonces toman forma en su mente los sonidos del día: gente quejándose del calor, algún chiste estúpido, múltiples peleas de parejas que no resuelven nada, gritos del vende diarios y la señora de las frutas, un par de sujetos hablando sobre cómo evitar los impuestos, un taxista que dice que la gasolina no lo deja bajar los precios, un anciano diciendo que este gobierno es una mierda, un tipo susurrando en su celular que ya identificaron al sujeto, varios chavalos del barrio diciendo que la policía anda alborotada, su madre gritando, el sonido fuerte de un garrote pegando en su cabeza, el policía que le dice que de esta noche no pasa.

Abre los ojos exaltado. Lentamente se palpa la cabeza: hay un agujero en el que mete los dedos. Se levanta, camina hacia la oscuridad… ya no puede dormir.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2014

Imagen: internet

lunes, 8 de diciembre de 2014

SINGULARIDAD



La jubilación no le sentó bien a mi padre. Se plantó frente al televisor rodeado de meneítos y tortillitas. Nosotros tratamos de animarlo, pero todo fue inútil. El hombre sólo gruñía a manera de respuesta, mientras seguía agotando sus neuronas con la telebasura de los realitys.

Con el tiempo fue ganando tallas, una por mes. En casa no hablábamos del tema, pasábamos en silencio por la sala, entre la comida chatarra que tapizaba el piso y el voluminoso cuerpo de mi padre que llegaba hasta las paredes. Incapaz de seguir tolerando tanta desidia, me conseguí un trabajo en otro país.

Por un tiempo llamaba cada mes para escuchar llorar a mi madre, mientras me contaba cosas absurdas sobre pequeños muebles que flotaban alrededor de mi padre. Al final dejé de llamar para no seguir sufriendo aquel horror.

Un año después me enteré por las noticias que la casa había implosionado ante un extraño fenómeno gravitacional, definido por algunos físicos teóricos como un pequeño agujero negro.

Varias décadas de terapia después había dejado de pensar en aquella tragedia, hasta esta tarde en que mi madre me visitó en el asilo de ancianos. Mis nietos se acababan de ir cuando ella entró. Me dijo que finalmente había logrado dejar a mi padre y que se iba en un crucero por el mundo. Se miraba muy rejuvenecida.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2014

Imagen: escultura de Ron Mueck

sábado, 29 de noviembre de 2014

LA VIRGEN


Una virgen debe ser solidaria, temerosa de Dios. Ahí tiene a Chimalma la abnegada madre de Quetzalcóatl, o a  Semíramis que vengó el asesinato de Nimrod engendrando sola a Tammuz, al igual que Isis vengó a Osiris engendrando a Horus. Y por supuesto, María y su complaciente esposo José.

Pero ya ve a esta Mariela, chavala de barrio, trabajadora de maquila, negándole la entrada al ángel de la segunda anunciación, denunciando a Dios ante los juzgados por acoso sexual. Un escándalo televisado y una vergüenza nacional para nosotras las creyentes.

Ahora el cristo nacerá en quien sabe qué país de pacotilla y perderemos la gloria merecida de ser la nueva casa del señor. Todo por una virgen egoísta, atea y feminista.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2014

martes, 25 de noviembre de 2014

POSESION


Cada día, al regresar de la escuela, me detengo en el parque a un par de cuadras de mi casa. Está lleno de juegos rotos y hojas podridas cubren el lugar, excepto por un pequeño carrusel que ya no puede girar.

Ahí fue donde lo encontré. Estaba sentado en un caballito sin cabeza. Tenía casi mi tamaño, con la piel oscura y escamosa. Me dijo que estaba sólo y que se quería ir conmigo. Yo le tomé su mano de uñas largas y le di un abrazo con los ojos cerrados. Cuando los volví a abrir ya no estaba ahí.

De vuelta en casa mi madre me sirvió la comida y me mandó a hacer tareas sin notar ninguna diferencia. Al caer la noche, cuando todos estaban dormidos, me puse frente al espejo a platicar con él. Le pregunté si ellos provocan que las personas guarden secretos oscuros y hagan cosas malas a sus hijos. Me dijo que no.

Ahora sé que mi padre no está poseído por un demonio, al menos no por uno como él mío.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2014


sábado, 22 de noviembre de 2014

LA VIDA EN LOS TIEMPOS DEL AGUINALDO


Saqué mi aguinaldo del cajero automático de la gasolinera. Con el dinero bien guardado, me tomé uno de esos líquidos negros industriales que te venden como café, mientras sacaba cuentas de todos los regalos que iba a repartir en casa. Ya listo para salir me fijé en un sujeto que no paraba de verme. 

Salí lo más rápido que pude, justo cuando comenzaba a caer un aguacero que convirtió las calles en grandes canales acuáticos. El tipo venía tras de mí, dando grandes brazadas, yo intenté hacer la rana lo más rápido que pude pero mi condición física siempre ha sido lamentable. Ya con el hombre tocándome los talones un submarino emergió en una bocacalle y desde la escotilla me hicieron señas de entrar. Yo me lancé de cabeza en el agujero de metal que se cerró detrás de mí.

Adentro no tardé mucho en reconocer que estaba en el Nautilus. Recorrí largos pasillos hasta llegar a una gran cámara de cristal donde Nemo me esperaba con un té caliente. En silencio recorrimos un submundo marino de largos tiburones blancos, anguilas inmensas y ballenas. Luego pasamos a través de un laberinto de tuberías y aparecimos en un lavamanos que me pareció familiar.

Quise abrazar al capitán y agradecerle por su generosidad, pero él me apartó con amabilidad, tomó mi billetera, sacó el dinero y me indicó la salida.

Ya se ve que con esta crisis no se puede confiar en nadie.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2014
Imagen: internet

miércoles, 19 de noviembre de 2014

EL IMPOSTOR



Hoy por la mañana los fumigadores volvieron a alborotar el vecindario. Mi hermana corrió al cuarto del fondo para evitar que sus alergias se dispararan, yo simplemente me amarré un pañuelo encima de la nariz y la boca. En medio de la bullaranga seguí escuchando la radio, dónde casualmente reportaban un incremento de las enfermedades trasmitidas por mosquitos -sonaba alarmante la situación-. Así que  decidí dejarlos entrar esta vez, aunque nos dejaran apestada la casa.

Unas cuantas horas después los tenía mostrándome sus credenciales del ministerio de salud, mientras rellenaban sus artefactos que parecían sacados de alguna peli de ciencia ficción clase B. Cuando mi hermana trató de detenerlos ya era muy tarde: los sujetos con cierto odio profesional nos llenaron la casa de humo. 

Cuando los tipos se retiraron con sus aparatos infernales y la humareda blanca se disipó, descubrimos el cadáver del abuelo, caído en el ladrillo rojo del patio, con el periódico aún aferrado a sus manos. Yo me puse a llorar, horrorizado ante el engaño criminal al que nos había sometido durante tantos años aquel gigantesco zancudo.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2014
Imagen: internet

martes, 18 de noviembre de 2014

DE CUANDO NO ES RENTABLE MORIRSE


Recién jubilado, el hombre concluyó que lo más rentable para su familia era dejar sus asuntos en regla y tirarse de un puente.

Algunas horas más tarde, piedra al cuello y con varias cartas enviadas, se lanzó al río. Por esas cosas de la vida cayó directamente en el cóctel de un alto funcionario -que casualmente se paseaba en su modesto barco de veinte y tres metros de eslora- ahogándose de inmediato entre la ginebra y las cerezas.

Cinco décadas después, los familiares del occiso aún siguen pagando una onerosa demanda.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Noviembre 2014
Imagen: Internet

martes, 4 de noviembre de 2014

EL JARDIN


Mildred llevaba meses insistiendo en pagar a alguien para cortar el monte del jardín. Yo le replicaba que esos tipos cobran por hacer nada, que yo podía hacerlo gratis. Claro que tenía que ser un día en que amanezca bien del reuma, no haga frío y la liga no esté jugando.

Hoy se juntaron esas condiciones, así que me fui machete en mano hacia la espesura densa de matas y flores. Tardé una hora en abrirme paso entre enredaderas y helechos híper desarrollados, hasta que llegué a un claro ocupado por un castillo de piedra.

Mientras me decidía entre darle la razón a mi esposa y tratar de podar semejante desastre, una horda de enanos salió del monte y empezaron a asediar la fortaleza con onagros y catapultas. Desde las almenas hombres en armaduras respondieron con ballestas. Uno de ellos me miró y empezó a gritar a todo pulmón algo sobre excalibur y el infierno se desencadenó.

A como pude salí corriendo del lugar, perseguido por arañas gigantes y dragones escupe fuego que salieron quien sabe de dónde y detrás de ellos, hombres y enanos entonando cánticos de guerra.

Cuando llegué al borde del jardín les lancé el machete y todos se abalanzaron sobre él, armando una masacre que me heló la sangre en las venas.

Ya en casa le dije a Mildred que mañana mismo contrataría un jardinero. Ella sonrió complacida y me dio una palmadita en el hombro.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Noviembre 2014

lunes, 3 de noviembre de 2014

BAJO LA CAMA


Al inicio era una sensación helada que me recorría la espalda por las madrugadas. Luego llegó un momento en que estaba seguro de que había algo bajo la cama, pero no me daba la garganta para gritar. Me quedaba quieto, agudizando mis sentidos, calculando los pasos desde mi cuarto hasta el de mis padres.

Con el tiempo aprendí a distinguir entre los murmullos de la noche, unas garras aruñando desde abajo y una especie de sonidos guturales que parecían palabras.

Un día decidí armarme con un foco y enfrentarlos. Ellos me estaban esperando con té caliente y rosquillas -era increíble la forma en que habían aprovechado el espacio ahí abajo- Reímos con sus historias de pies y calcetines y me dieron excelentes consejos para mejorar en matemáticas y español.

Con el pasar de los años nos hicimos amigos y hasta me ofrecí a ayudarles con sus planes de conquista planetaria. Pero ellos se toman todo con calma, por ahora sólo quieren avanzar una cama a la vez.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014
Imagen: internet


viernes, 31 de octubre de 2014

MUERTOS



DOS DE NOVIEMBRE

Esta noche jugamos a cambiarnos de tumba.

ÓBOLO

La niña me agradeció por las monedas. Se las puso encima de sus ojos y volvió a meterse a la tumba sin lápida.

DESCANSAR

Mi madre siempre se queda sentada en la oscuridad. Le digo que se vaya a descansar, ella responde que su tumba es muy fría.

INFIDELIDAD

Llevó flores a su tumba un San Valentín. Encontró la lápida abierta y el ataúd vacío. Ahí supo que incluso después de muerto le era infiel.

SEDIENTOS

Los fantasmas de los migrantes -muertos en el desierto- recorren el país del norte en libertad, pero nunca dejan de tener sed.

TIERRA CORRUPTA

Cuando la corrupción penetró la tierra, los héroes y heroínas salieron de sus tumbas y buscaron otros países donde descansar en paz.

SEPULTAR

Cayeron bombas y enterraron a los muertos. Cayeron más bombas y mataron a los enterradores. Los muertos tuvieron que salir para enterrarlos.

TODOS

El pueblo cansado se acercó al dictador para preguntarle cuantos muertos necesitaba para bajarse del poder. "Todos" fue su respuesta.

PROGRAMA

En el momento cumbre de la crisis económica, el único programa social que el gobierno logró sostener fue el de "tumbas para el pueblo"

HUESOS

Los burócratas coleccionan, con orden y pulcritud, los huesos de los que han muerto haciendo fila en sus oficinas.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014
Imagen: internet

EL ESPANTAPÁJAROS



Recuerdo el camión lleno de rostros preocupados  y el intenso olor a calor humano que se metía en la nariz y llegaba al cerebro, dejándonos mareados, apenas con equilibrio para resistir el vaivén incesante del viaje por el desierto

Unas cuantas rendijas de luz entraban por las grietas de madera del tráiler. Muchos querían gritar que nos dieran agua pero el miedo era más fuerte que la sed. Luego un frenazo fuerte nos botó y unas ráfagas de balazos rompieron la tarde.

Escuchamos un griterío y nosotros guardamos silencio, sintiendo como se mezclaba el palpitar de nuestros corazones. Cuando quitaron el candado yo miraba turbio y desde muy lejos me llegó el llanto de los niños y las suplicas de las mujeres.

Se me vienen imágenes de camillas, hombres operando, la sensación de que me dejaban vacío y una mesa llena de órganos. Después estar otra vez en un camión, con mi cuerpo desinflado.

Me despertaron los cuervos que graznaban espantados al verme. Yo los ví volar en el cielo limpio que cubría el maizal en el que me encontraba. Traté de moverme pero estaba atado a una estaca.


Al inicio me desesperé, pero después de varios meses me resigné: estar relleno de paja cuidando estos cultivos es mejor que morir olvidado en la frontera.
Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: internet

martes, 28 de octubre de 2014

LAS DESVENTAJAS DEL SISTEMA




Inspirado por un micro de José Manuel Ortiz Soto

Muy de mañana el hombre se presentó a su trabajo. El guarda de seguridad pasó su identificación por el escáner pero dio error, lo intentó cuatro veces más y dio el mismo resultado. A pesar de que les indicó que llevaba veinticinco años trabajando en el ministerio, igual lo llevaron a una sala de espera.

Unas cuantas horas después un funcionario de recursos humanos le notificó que después de varias consultas oficiales el sistema había devuelto un negativo sobre su existencia.

El hombre salió del edificio totalmente perplejo. Detuvo un taxi, pero antes de que lograra abordarlo dos hombres le impidieron el paso. Uno de ellos le pidió sus documentos de identidad y procedió a cortarlos con una tijera. El otro le dijo que ya habían llamado a su esposa para notificarle que él nunca había existido.

Acto seguido le quitaron la ropa y se fueron en un vehículo oficial.

El hombre se fue caminando desnudo por las avenidas, sin llamar la atención de la gente que sabía perfectamente que él no existía.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: internet

domingo, 26 de octubre de 2014

EMESIS



La farmacia estaba llena cuando entré. Algún tipo de promoción había convocado a todos los vejestorios del barrio. Una fila de ancianas pelo teñido y calvos barbados con sus sonrisas destentadas me miraban curiosos mientras yo trataba de evitar que las náuseas me botaran.

-Usted tiene que vomitar, sacarlo todo- me dijo un setentón medio bizco. Yo lo quedé viendo con odio y sentí que estaba a punto de cubrirlo con mi bilis. Empecé a respirar más despacio. Nada más repugnante que vomitar, desde niña lo había evitado.

-Él tiene razón, se nota que anda un montón de mierda jodiéndola por dentro. Vaya, saque todo en el baño del fondo- agregó una vieja pelo rojizo que se abanicaba con la revista cinematográfica. Yo empecé a ver doble. No tenía ninguna esperanza de conseguir un anti emético.

Mi cuerpo se dirigió hacia el fondo de la farmacia, traté de evitarlo sujetándome de las paredes, pero mis piernas siguieron su camino. De repente todo se puso rojo, cerré los ojos y dejé salir todo en el inodoro. Cuando los abrí la tasa estaba llena de mis padres, mis hermanas, mi novio, mis ex, mis vecinas chismosas, mis profesores de la universidad, mi jefe, varios sujetos que me dicen cosas morbosas en el trayecto al trabajo y la mayoría de mis amigos.

Todos estaban muy serios y me hacían gestos para que los sacara, pero yo sólo me limpie la boca y dejé ir de la cadena con una sonrisa.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: internet

DIÁLOGOS



EL HISTORIADOR

-Usted escribe sobre vencedores o vencidos?
-Sobre vencedores. Los antropólogos forenses escriben sobre los otros.

EL ANTIDISTURBIOS

-Y esa macana para qué le sirve?
-Para matar la memoria

EL INMIGRANTE

-Y usted, ¿por qué se va al norte?
-Para morir mejor.

Sr. MINISTRO

-Queremos la verdad!
-¿Cuál? la del pueblo, del presidente, de la oposición, la mía? aquí vivimos en democracia de verdades.

El GENOCIDA

-Usted terminará dejando sin gente este país.
-No se preocupe, este pueblo  es católico y fecundo.

TORTURA SELF SERVICE

-Se va usted?
-Le dejo las tenazas y el martillo. Proceda usted mismo y llámeme cuando esté listo para confesar.

CARONTE

-Usted ya no trabaja de barquero?
-No. Con tanto genocidio y fosa común se secó el leteo y las almas cruzan en masa.

IGUALA

-Busca el aula de su hijo?
-No, su fosa.

DIOS

-¿Usted creo el universo?
-Para nada, yo sólo hice un préstamo cuántico con intereses infinitos.

LA VERSIÓN DEL LEÑADOR

-¿Admite que lo mató?
-Sí. Pero la idea de negociar con pieles de lobo fue de la abuela.


Alberto Sánchez Argüello @7tojil
Managua Octubre 2014


Imagen: Alex Gross

jueves, 23 de octubre de 2014

EL CUERPO


En el séptimo día de nuestro viaje al centro de la tierra, un cuerpo enorme nos bloqueó la pasada. El excavador tuvo que picar granito durante dos semanas alrededor de él hasta que logramos franquearlo.

Una revisión exhaustiva de los restos del gigante condujo al hallazgo de una carta escrita en braille. En ella dejaba constancia de heredar los derechos de regalía por la biblia a sus hijos y las fábricas de crucifijos a la virgen. En una postdata denunciaba a Nietzche como su asesino.

Decidimos como grupo no hablar del asunto y borramos el incidente de la bitácora. Era mejor así: las iglesias que apoyan nuestra expedición pueden quitarnos los fondos sí anunciamos que encontramos el cadáver de Dios.  

Alberto Sánchez Argüello

Managua  Octubre 2014

Imagen: Alex Gross


martes, 21 de octubre de 2014

EL SILENCIO DE LOS CUERPOS





Para los normalistas de Iguala

Cuando me desperté estaba oscuro y sentía un dolor fuerte que me recorría la cabeza. Miré alrededor y me topé con un ojo desnudo que me miraba trémulo bajo la luz de la luna. Tardé un tiempo en darme cuenta que mis restos yacían entre los cuerpos desmembrados de los compañeros de la marcha. 

Le hice un gesto a los amigos que logré reconocer entre el mar de miembros, pero voltearon la mirada. Con dificultad me moví entre ellos y tomé lo que fui encontrando hasta hacerme un cuerpo de retazos.

Después de muchos intentos de superar la torpeza de mis nuevos pies, pude levantarme y traté de convencer al resto de muchachos que me acompañaran. Les dije que buscáramos la manera de llegar hasta nuestros hogares, pero sólo escuché algún llanto bajito y nada más.

Así que me fui renqueando de vuelta a casa, para abrazar a mi madre y decirle que todo está bien, que no volveré a protestar, que lo mejor es callar.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: internet


ALGUIEN CIVILIZADO



La cafetería estaba repleta de personas sin fineza ni cultura, todas hablando de sus trabajos insípidos y estúpidas anécdotas cotidianas. Harto de su ruido pensé que era mejor seguir paseando la mascota de mi hija, así que puse el diario en la mesa y pedí la cuenta.

Casualmente me había encontrado en el periódico con un anuncio del lugar donde la compramos. Es indignante que las ofrezcan como dinosaurios de bolsillo. Un año después de que nos vendieron el huevo, no existe un bolsillo en el que esa bestia pueda alcanzar.

En la calle, el guarda me vio venir y zafó la correa de un poste para entregarme el animal. No pude dejar de notar que al sujeto le faltaba el brazo izquierdo, así que le pregunté que había pasado. Me dijo con tranquilidad que mi mascota se lo había arrancado, pero que todo estaba bien, que siempre había usado más el derecho.

Claro que le dejé una buena propina, era lo mínimo que podía hacer después que tuvo la amabilidad de limpiar su sangre de la piel del tiranosaurio.

Alberto Sánchez Argüello

Managua Octubre 2014

Imagen: internet

domingo, 19 de octubre de 2014

CUANDO SE CAEN LOS MUROS QUE NOS SEPARAN



Yo estaba leyendo el diario cuando escuchamos un fuerte estruendo. Salimos al patio y vimos que todos los vecinos también estaban alarmados. No tardamos en descubrir que uno de los muros del residencial había cedido después de varias semanas de intensas lluvias.

Al acercarnos al derrumbe nos dimos cuenta que unas casitas humildes habían sido aplastadas. Alguien llamó a emergencias y tratamos entre varios de mover los grandes trozos de cemento.

"Temblor" gritó alguien y los vecinos salieron corriendo en todas direcciones. Sólo yo me quedé para ver salir a varias familias desde debajo de los escombros. Sus cuerpos cubiertos de lodo, caminando con dificultad por sus piernas rotas y espaldas resquebrajadas.

Recogieron despacio sus pocas pertenencias y recuperaron los restos de plástico negro y zinc que pudieron para irse a reconstruir sus hogares en otro lugar

Yo traté de ofrecerles nuestra casa al menos por esa noche, pero  mi mujer me dijo que ya estaban muertos y que no podíamos hacer nada por ellos.

Ahora tienen sus casitas cerca de otro de nuestros muros. Cuando hay viento se cuela un hedor a descomposición por las ventanas, pero nosotros usamos más ambientador y  no pasa nada.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: Foto El Nuevo Diario

sábado, 18 de octubre de 2014

LOS RIESGOS DE LLEVAR LO PRIVADO A LO PÚBLICO


Después de varios años de malestares digestivos decidí hacerme un chequeo médico completo. Mi esposa insistió en que fuéramos a una clínica privada, pero yo no estaba dispuesto a darle mis ahorros a esos chupasangre. Así que hice todas las filas necesarias y aguanté la mala atención de las enfermeras del seguro social, hasta obtener una cita.

Me tocó un internista joven que sin mayores preámbulos me dijo que mi caso era muy extraño, digno de un estudio médico. A manera de explicación me mostró las imágenes tomadas en los exámenes. En ellas se podía apreciar claramente una comunidad de hombrecitos y mujercitas labrando grandes campos de cereal en mi intestino delgado.

Yo me sorprendí mucho y mi mujer me regañó por toda la cochinada que como en el mercado durante la compra de fin de semana. El internista entusiasmado aseguró que había mapeado toda una ciudad que iba desde mi esófago hasta el duodeno. Luego trató de contarme sobre las maravillas de sus medios de transporte pero yo lo interrumpí, lo que me interesaba era saber cómo deshacerme de ellos. Él hizo todo lo posible por hacerme cambiar de parecer apelando a mi deber con la ciencia, la piedad cristiana y cosas así, pero al final logré sacarle una receta con fuertes antibióticos acompañados de laxantes y un subsidio.

Les ahorraré la descripción de mis terribles idas y venidas al baño, sólo diré que fueron días bastante duros. Lo cierto es que nuevos exámenes confirmaron que mi cuerpo estaba deshabitado.

Un par de meses después recibí la visita de un funcionario del ministerio de justicia. Desde el umbral de la puerta me pasó un citatorio para una audiencia. Cuando abrí el sobre me encontré con una acusación de genocidio premeditado en mi contra. Mi mujer aprovechó aquello para sacarme en cara que esto no habría pasado si hubiésemos ido con un privado…


Tiene razón.


Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: estudio anatómico Leonardo da Vinci

viernes, 17 de octubre de 2014

LOS INCONVENIENTES DEL CAMBIO CLIMÁTICO



El barman me preparó un whisky apenas me senté en la barra. Yo le agradecí el buen servicio y pensé que el bar merecía otra oportunidad. Antes de ocuparme del trago apagué los celulares y dejé en el piso el maletín, a ver si lograba tener una hora sin preocupaciones.

Tomé el vaso y lo noté más pesado de lo normal. Al fijarme en su contenido me encontré con un oso blanco aferrado a uno de los cubos de hielo. El animal me quedó viendo y rugió lo más fuerte que pudo, mostrándome sus dientes afilados. Yo me quedé un tiempo mirándolo, decidiendo entre pedir un cambio de trago e irme sin pagar.  

Uno va a los bares a sacudirse el mundo exterior. Ya les había dejado pasar que me dieran tragos con pingüinos y hasta alguno lleno de inuit que intentaban construirse un igloo, pero esto de osos fue el colmo. 


Me fui sin despedirme.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

OTROS MUNDOS IMPOSIBLES



EL DESCUBRIMIENTO DE EUROPA

Los bárbaros iberos vieron llegar los barcos aztecas con asombro y maravilla.

ESTRATEGIA FALLIDA

Devorado el último cristiano en el coliseo, el oráculo le dijo al emperador que había salvado al mundo de papas y curas católicos.

SONÁMBULO

La última vez que Dios caminó dormido causó la extinción de los dinosaurios.

DESPUES DEL CATACLISMO ATÓMICO

Los domingos las cucarachas se reúnen para alabar y dar gracias a la ojiva nuclear.

EL OTRO LLAMADO

La bestia apocalíptica que salió del mar no fue Chulhu, sino un continente de plástico que cobró vida.

METEMPSICOSIS

El fin del mundo fue tan rápido que humanos, plantas y animales siguieron simulando que existían.

FEMICIDIO ORIGINAL

El Génesis omite las seis antecesoras de Eva que no cumplieron con las expectativas de Adán.

LA REPÚBLICA DE LOS PECES

Se cumplió el sueño de Morazán cuando un terremoto llevó a Centroamérica al fondo del mar: todas sus naciones formaron un sólo país.

RESTOS DE LAS DICTADURAS

Llovió durante tanto tiempo, que los cuerpos de los desaparecidos salieron de la tierra para regresar a sus casas.


Alberto Sánchez Argüello
Managua octubre 2014
Textos originalmente publicados en @7tojil


Imagen Mammon de Alex Gross

jueves, 16 de octubre de 2014

ELLOS HEREDARAN LA TIERRA



El joven K entró despacio al gran salón de los heterometábolos. Adentro fue recibido en silencio por el consejo de ciudadanos subterráneos y un ujier le indicó su lugar con un breve chasquido.

El sumo sacerdote se ubicó en el centro del salón. Alzó sus patas delanteras e inició la ceremonia de la mayoría de edad, recitando los linajes de invertebrados a lo largo de cuatrocientos millones de años de evolución.

Mientras el oficiante continuaba el recorrido a través del carbonífero, el cretácico y el extinto antropoceno, K estaba tan nervioso que tenía que contraer su musculatura para forzar la entrada del aire a través de sus espiráculos.

Al terminar el recital de linajes K estaba más tranquilo. Llenó sus tráqueas de oxígeno y pasó al centro, reconocido por sus mayores como un ciudadano con plenos derechos. Ahí tomó entre sus extremidades superiores el libro sagrado y empezó la lectura…

Bendito sea el polímero de petróleo
Bendita sea la Dioxina
Bendito sea el nombre del ébola
Bendita sea la ojiva nuclear…
        
Y así continúo durante horas la letanía de bendiciones por la sobrevivencia de los blatodeos y la extinción de los humanos.

Alberto Sánchez Argüello
Managua Octubre 2014

Imagen: internet